viernes, enero 19, 2007

Un dia de mierda!!!


Esta es una historia basada en hechos reales:

Parada de Autobuses Caracas-Aeropuerto de Maiquetia, 3.15 p.m.. Pequeño malestar causado por un cólico intestinal, nada que una buena orinada o un buen peo no pudiera aliviar. Pero
atrasado como estaba para agarrar el autobús que me llevaría al otro aeropuerto de Maiquetia, de donde partiría rumbo a Houston en un viaje de negocios resolví aguantar un poco. "Al fin y al cabo, son solo 15 minutos de aquí a allá. Llegando, tengo tiempo de sobra para echar una cagadita tranquilo".

El avión partiría a las 4:30. Entrando al autobús, sin sanitarios, sentí la primera contracción y caí en cuenta de que mi embarazo fecal había llegado al noveno mes y que pariría de cuclillas tan pronto como entrara al baño del aeropuerto.

Volteé hacia un amigo que me acompañaba y sutilmente le
dije: "Pana, casi no puedo esperar a llegar a ese aeropuerto de
mierda porque necesito soltar uno de los grandes". En ese momento, sentí como un zamuro pellizcándome los interiores, pero le puse fuerza de voluntad y apreté con fuerza ese culo.

El autobús ni siquiera había arrancado cuando para mi desespero una voz dijo por las cornetas: "Señoras y señores, nuestro trayecto entre Caracas y el aeropuerto se llevará alrededor de una hora por una senda tranca que hay en la autopista".

Entonces ese zamuro interno se volvió como loco, queriendo salir a cualquier costo! Hice un esfuerzo hercúleo para aguantar el tren de mierda que estaba a punto de llegar a la estación anal a cualquier momento. Sudaba frío y en chorros.

Mi amigo se dio cuenta, y como buen amigo que era aprovechó para carraspear un poco la garganta. El alivio provisional me indicaba que por lo menos por ahora las cosas se habían aplacado. Intentaba distraerme viendo el paisaje, pero solo conseguía pensar en un baño con una poceta tan blanca y tan limpia que cualquiera podría almorzar encima. Y el papel toilette blanco y suave, con textura y perfume y -oops! sentí un bulto acolchonado entre mi trasero y el asiento del autobús, y me di cuenta consternado que me había cagado!!!.

Un pupú sólido y comprimido de esos que dan orgullo de padre. De esos que dan ganas de llamar a los amigos y parientes, e invitarlos a apreciar, aún en la poceta, tan perfecta obra: daba hasta para exponerlo en una bienal. Pero sin dudas, no era este el caso. Miré a mi amigo, buscando un poco de solidaridad, y confesé seriamente: "Mi pana, me cagué". Cuando terminó de reírse, como cinco minutos después, me aconsejó que me quedara en el peaje de la autopista y que me limpiara en cualquier parte. Pero decidí continuar, pues ahora todo estaba bajo control. "Qué carajos, me limpio en el aeropuerto"-pensé "peor que esto no puedo estar".

Ni siquiera se había movido de nuevo el autobús, y el cólico comenzó fuerte. Me concentré mirando un punto fijo, me agarré de la silla, pero no lo pude evitar, y sin mucha ceremonia o anunciación vino el segundo deslave de mierda.

Esta vez como pasta al dente. Eso fue mierda para todos lados, borrando, calentando y empegostando nalgas, interiores, faldas de la camisa, piernas, pantorrillas, pantalones, medias y pies. Y un cólico más anunciando más mierda, ahora líquida, de las que queman el aire saliendo rumbo a la libertad. Y después un peo tipo sonoro, que ni siquiera intenté aguantar. A fin de cuentas, ¿qué era un peito para quien ya está todo cagado? Ahora, el peo que le siguió fue como pesado, porque me cagué por cuarta vez.

Recordé a un amigo que una vez tenía tanta cagalera que decidió ponerse un modess en los interiores, pero se la puso con las líneas adhesivas hacia arriba y cuando se lo fue a quitar se llevó juntos la mitad de los pelos del culo. Pero era demasiado tarde para tal artificio absorbente.
Había menstruado tanta mierda que ni un camión cisterna a presión podía ayudarme a limpiar tanto desastre.

Finalmente, llegué al aeropuerto y saliendo como un bólido (pero con pasos cortos) le pedí a mi amigo que recogiera mi maleta del maletero y la llevara al baño del aeropuerto para que pudiera cambiarme de ropa.

Corrí al baño y entrando de compartimiento e compartimiento, constaté la ausencia de papel higiénico en todos los cinco. Miré al cielo y blasfemé "Coño e' la Madre !!!?Ya basta, no?" Entré en el último, sin papel, y me quité toda la ropa para analizar mi situación (que concluí que era como el fin del pozo) y esperar mi maleta con ropas limpiecitas y olorosas, y con eso un poco de dignidad para terminar el día.

Mi amigo entró al baño apurado, ya había hecho el chequeo de las maletas e iba corriendo a intentar aguantar el avión. Me tiró por encima de la puerta el boarding pass y un maletín de mano, y salió antes de que yo pudiera recordarle a su mama.

El muy Coño e' Madre había despachado mi maleta con ropas. En el maletín de mano solo tenía un pulover con cuello en V. Desesperado, comencé a analizar cuáles de mis ropas serían de alguna manera aprovechables.

Los interiores: a la basura.
La camisa: era historia.
Los pantalones estaban tan deplorables y habían cambiado de color como las medias, que fueron teñidas de mierda. Mis zapatos sacaron un 3, en una escala del 1 al 20.

Tendría que improvisar: la inventiva es la madre de la necesidad en estos casos. Entonces, transformé una simple poceta en una magnífica lavadora. Volteé los pantalones del lado inverso, me agarré de la barra, y sumergí la parte sucia en el agua. Comencé a bajar el agua una y otra vez, hasta que la mayor parte de la mierda se desprendiera.

Estaba listo para embarcar. Salí del baño y atravesé el aeropuerto con dirección a la puerta de embarque usando zapatos sin medias, los pantalones al revés mojados de la cintura hasta las rodillas (no exactamente limpios) y el pulover con cuello en V, sin camisa. Pero caminaba con la dignidad de un Lord.

Embarqué en el avión, donde todos los pasajeros estaban esperando sonrientes al "CAGON QUE ESTABA EN EL BAÑO". Algunos no aguantaron y reventaron a reír. Con la frente bien alta atravesé entonces el corredor hasta mi asiento, al lado de mi amigo que no paraba de reírse a carcajadas.

La aeromoza, muerta de risa, me preguntó si necesitaba algo. Llegué a pensar pedirle una gillete para cortarme las venas, ó 150 toallines perfumados para disfrazar el olor de fosa común, pero decidí responderle:

"NADA, MUCHAS GRACIAS, YO SOLO QUIERO OLVIDARME DE ESTE DIA DE MIERDA".

23 comentarios:

Anónimo dijo...

JA,JA,JA,JA... (muy cochino, pero bueno...)
Hola Ricky, Gracias por alegrarme un poco el día, hoy amanecí en uno de esos días en que piensas que nada en tu vida está bien y que extrañas más que nunca las cosas que mas amas y que por cosas de la vida no puedes tener a tu lado, pero sabes? al abrir tu blog y leer lo de hoy me hiso reir muchísimo. Claro que vivir una situación de esas debe ser casi que lo peor que le puede suceder a uno, y eso me recuerda que una vez viví una situación parecida (claro, que gracias a Dios yo si llegue a tiempo al baño), pero es algo que no le deseas a nadie, yo creo que a todos alguna vez nos ha pasado.
Bueno Ricky, espero que sigas publicando cosas que nos hagan salir un poco de la rutina.
Estuve viendo las fotos de tu blog y quiero felicitarte por tan bonita familia. Yo tengo un hijo de 8 años y no lo tengo conmigo ahora mismo, y te juro que es muy difícil porque me hace mucha falta.
Que Dios bendiga a ti y a tu familia por siempre.
Un saludo desde la distancia...
PENELOPE

Ricky del Norte dijo...

Penelope: Me alegra mucho saber de ti nuevamente..., que bueno que mi post te hizo reir y te alegro el día..., creo que todos alguna vez hemos vivido alguna situación similar en la vida real, claro este fue un caso extremo!!!. Un gran saludo y fracias por visitarme.

Curiosa dijo...

Me duelen los cachetes de tanto reirme jajajajajajaja
Perdon de verdad pero que bueno que te tomaste la cosa al final en broma porque yo si creo que le hubiera pedido a la aeromoza: Una navajita por favor! jajajajajajaja

Anónimo dijo...

Todo es posible... hasta cagarse en los pantaloncitos

JENNY dijo...

Mira con este cuento, casi que me mandas al baño a mí también pero de risa... es malo reirse de las desgracias ajenas, pero lo cuentas de una forma que no he parado de reir, parezco una loca frente a la pantalla!

Qué día de mierda! Nunca mejor dicho!! Llevaba tiempo sin reirme tanto por un post, un poco asqueroso, pero de sólo imaginarme la cara de tu pana, es que se me salían las lágrimas! Jajajajaja!!

Qué mala maña de no reponer papel en los baños públicos no??? Y transformar la poceta en lavadora?? Esto es digno de hacer un cortometraje con la cara del Mr Bean!

Muy bueno tu post Ricardo! Un abrazo y que no te vuelva a pasar nunca más!!!

Bexza dijo...

jajajajaja jejejeje jajajaja hay coño, ya no encuento como dejar de reirme loco del carajo...
en serio q me he reido muchisimo...debe ser mas o menos como tu amigo...

Hay pobresito...buena vaina te echo tu culo...jajaja...primera vez q leo una loquetera de estas en tu blog... y solo de imaginarmelo estoy q me meo de la risa... menos mal q estoy en mi casa por sia...

Chao mi amor, como siempre un gustazo en pasar por aca...

Bexza dijo...

Dios me lo bendiga y me lo favorezca...me lo haga un HOMBRE GRANDEEEE!!! (ojo: va con apechugon) jajajaja....

Ricky del Norte dijo...

curiosa: que bueno que te hize reir hasta que te dolieran los cachetes!!!. Como dije al principio de la historia, esta es una historia basada en hechos reales pero mi papel en la historia era la del amigo del cagón, mi amigo Hernan fue al que le ocurrío la tragica y comica historia la cual relato!!!.
saludos.

anonimo: de acuerdo contigo, hasta yo tengo mi historia la cual la contare en otra oportunidad.

jenny: este fue realmente un verdadero día de mierda!!!, por suerte no me pasó a mi directamente, aunque fuí parte en esta historia, mi ex-compañero de trabajo y amigo Hernan fue victima de los baños sin papel y el trafico bajando a la Guaira.
Un gran saludo y cuidado con los cólicos intestinales.

Bexza: es una historia bastante comica...y muy real, cualquiera puede ser victima de un cólico incontrolable y despues terminar en un deslave de ???.
Gracias Madrina y un gran saludo.

Oswaldo Aiffil dijo...

Hola Rick! Pensar que esas cosas ocurren. Nadie las cuenta pero ocurren muy a menudo. Me pasó una vez y mis medias sustituyeron al papel toilet. Menos mal que eran de puro algodón bien absorbente je je je! Saludos!

Ricky del Norte dijo...

Amigo Oswaldo gracias por visitar mi blog, yo estoy seguro que casi a todos nos ha pasado algo similar por lo menos una vez en la vida!!!. Despues uno se acuerda y lo cuenta como una broma o anecdota.
Un gran saludo.

A Calcines dijo...

Bueno,yo quiero saber aquí entre nos ,quién no se a cagado en los pantalones alguna vez en su vida???
Lo que que no se es cuantas se han cagado en el autobús,jajajajaja que vaina con la mierda esa!!!!

Ricky del Norte dijo...

a calcines: eso es verdad!!!, todos alguna vez hemos tenido una historia parecida, otrá cosa que no lo contemos!!!.

Un gran saludo.

Roberto dijo...

JAJAJJAJAJJAjajajjajajaja

Buenisimo, jajajajjajaa

Saludos y con respecto a tu post anterior, si soy muy venezolano

Saludos

Dr. Bob

Bexza dijo...

Hola Ricky vine a visitarte de nuevo... DIOS TE BENDIGA jajaja

Mira papaito cuenta algo....como pones en negrilla frases en los comentarios? aducame por fis...

El rinconcito de milagros dijo...

Jajajajajajaaja que bueno esta tu post de esta semana la verdad el mejor de todos loq ue e leido

Bexza dijo...

hOLA RECUERDAS EL COMERCIAL DE LA NIÑITA JHONSON? Q DECIA: "SOY YO OTRA VEZ!"....ASI ESTOY...
PASE A DECIRTE Q CUANDO PUEDAS REVISES MI SIDEBAR...HAY ALGO PARA TI....

CHAITO UN BESO...

Ricky del Norte dijo...

roberto: me alegra te haya gustado esta historia amigo Roberto, algunas veces el estomago nos hace una mala jugada en un lugar no muy adecuado!!!.
Un gran saludo.

bexza: bendición preciosa madrina bexza, ja,ja,ja...me alegra estes de visita por aquí nuevamente...te dejare un comentario en tu blog de como colocar negritas..., un abrazo.

el rinconcito de milagros: gracias por tu visita y me contenta te haya gustado esta historia, alguna veces las ganas son incontrolables, lamentablemente a veces ocurre en el peor de los lugares. Saludos.

bexza: madrinita por aquí otrá vez, eres bienvenida cuando quieras en mi blog, seguro ire a tu blog a revisar el sidebar!!!. Gracias y un gran abrazo.

dakar dijo...

CHAMO QUE BUENOOOOOOOOOOOOOOOOOOO jajajajajajajajaaja no puedo parar de reirme.... jajjajajajjaja te imagino por el aeropuerto corriendo jajaja, chamo te digo algo ese amigo tuyo si que es un pana. nunca te dejo morir.. bueno te dejo me voy a baño a orinar de la risa

Ricky del Norte dijo...

dakar: me alegro te haya gustado, realmente hay algunos colicos traicioneros!!!.

Saludos

Anónimo dijo...

hermano t escribo desde maracay....tremenda cagada na guara tranquilo q yo tambien casi m cago en la universidad jajajaa ese culo es traiciobnero (solo para cagar ok mosca!!!) ya sabes carga tu papel d vez en cuando por ahi caleta
darwins69@hotmail.com

Anónimo dijo...

rigonocentrista, leí tu historia ayer y todavia me estoy riendo mamito realmente esta historia es digna de publicarla en algun medio impreso, por ejemplo en rider´s digest que aqui se conoce como selecciones, averiguate y quizas esa sea una buena oportunidad para hacer negosio con tu talento literario feliciteitons...
yo tambien tengo una historia algo parecida de cuando estudié kinder o primer grado en bolivia que nunca se me va a olvidar, cuantoles rapidito yo estaba en un autobus escolar cuando me dieron ganitas pero de darrea y se me salio un chorrito y como alla hace mucho frio me parecio divertido el calor de la mierda liquida entonces segui haciendome haste que me di cuenta que me tenia que bajar por que ya llegamos a la escuela al final lo que me acuerdo es que una profesora me puso un sweter en la cintura y bajamos a esperar a mi Mama que me buscara....
ese trauma me quedo de toda la vida y ahora cuando tengo esos apuros siempre estoy alerta de apretar bien ese culeition.
Bueno saludos desde Caracas de tu Hermano Er Bolivita.

Ricky del Norte dijo...

Willis..., me alegro te haya gustado la historia de un dia de mierda..., aunque solo sea una historia, es algo que pudiera ocurrirle a cualquiera, saludos desde el Norte.
Tu hermano.

Anónimo dijo...

Jajajajajaja lo que le faltaba a ese pobre hombre es que le viniera una diarrea de vomitó para completar el desastre. Jajajajaja. Jajajajajaja